miércoles, 28 de marzo de 2007

AT.MADRID, 1964-1982, LA ETAPA DORADA

El 17 de marzo de 1964, la Asamblea General Extraordinaria del Club At.Madrid ratificó por unanimidad a Vicente Calderón como presidente. Empezaba la época dorada de la institución colchonera. Calderón debutó con un séptimo puesto en Liga después de una remontada en la segunda vuelta y un subcampeonato de Copa; además consiguió varias prórrogas para seguir jugando en el Estadio del Metropolitano mientras se terminaba de construir el Manzanares. En la campaña 64/65, el At.Madrid conquistó la Copa, alcanzó el subcampeonato liguero y las semifinales de la Copa de Ferias. En el curso futbolístico posterior, el Atlético se adjudicó la Liga. El técnico Balmanya dio el quinto torneo de la regularidad al club capitalino.

En las tres siguientes temporadas, el At.Madrid no pudo conseguir ningún título ni tan siquiera acceder a una final. Se vivió una época de transición. Por otra parte, el 2 de octubre de 1966, se inauguró el Estadio del Manzanares (todavía estaba sin acabar completamente) con un empate a uno entre el Atlético y el Valencia en la cuarta jornada del Campeonato Nacional de Liga. Luis Aragonés marcó el primer gol.

En el verano de 1969, el club incorporó a Marcel Domingo como flamante entrenador. El exjugador rojiblanco llevó al At.Madrid a ganar la sexta Liga de su historia. Asimismo, el club aumentó de 23.000 a 40.000 socios durante el verano de 1970. En la siguiente campaña, el conjunto madrileño rozó los tres títulos: Liga: 3º; Copa: ½; y Copa de Europa: ½. Además, la institución rebasó los 50.000 socios.

En noviembre de 1971, la Junta Directiva destituyó a Marcel Domingo y designó a Max Merkel como nuevo entrenador. El técnico austriaco alcanzó la Copa de 1972 tras vencer en la final por 2-1 al Valencia en el Bernabéu. Asimismo, la campaña se completó con la inauguración oficial del Estadio Vicente Calderón (denominado así por deseo unánime de los socios rojiblancos) con un amistoso España 2 Uruguay 0 disputado el 23 de mayo de 1972. En la temporada 1972/1973, el Atlético logró la séptima Liga de su palmarés. Sin embargo, el club despidió a Merkel por unas declaraciones contra los españoles así como por sus enfrentamientos con parte de la plantilla y afición.

El argentino Juan Carlos Lorenzo firmó como técnico colchonero. El Atlético completó una sensacional Copa de Europa lo que le valió para llegar a la final después de eliminar en una heroica semifinal al Celtic de Glasgow (Escocia). El 15 de mayo de 1974, el At.Madrid empató a un gol ante el Bayern de Munich (República Federal Alemana) en la final de la Copa de Europa disputada en el Estadio Heysel de Bruselas (Bélgica). El conjunto español acarició la Copa tras el gol de Luis Aragonés en el minuto 113, pero el tanto de Schwarzenberck a falta de escasos segundos para la conclusión llevó la final a un partido de desempate (todavía no se recurría al lanzamiento de penaltis en caso de igualada). Dos días después, el Bayern apabulló por 4-0 a un roto Atlético.

En noviembre de 1974, la institución colchonera destituyó a Juan Carlos Lorenzo y nombró a Luis Aragonés como su sucesor. Luis pasaba de jugador a entrenador en 24 horas. En su primera campaña como técnico, el "Sabio de la Hortaleza" se apuntó la Copa Intercontinental (la jugó el Atlético por renuncia del Bayern) al derrotar al Independiente de Avellaneda (Argentina), terminó sexto en la Liga y finalizó subcampeón de la Copa del Generalísimo. En las siguientes campañas, Luis Aragonés conquistó más títulos: la Copa del Generalísimo de 1976 y la Liga de 1977.

Vicente Calderón continuaba como presidente sin rival alguno, aunque el final de los años 70 resultó enrevesado para el club. Los rojiblancos no se adjudicaron ningún título ni accedieron a final alguna. Luis Aragonés, Héctor Núñez, Ferenc Szusza y Marcel Domingo desfilaron por el banquillo del Manzanares. Calderón percibió cierto ambiente hostil hacia él lo que unido a su delicado estado de salud le llevó a dimitir el 13 de junio de 1980; se iba el mejor mandatario de la biografía atlética.

El tesorero, Ricardo Irezábal, asumió la presidencia de la Junta Gestora y convocó elecciones. Alfonso Cabeza resultó el único candidato que presentó las firmas requeridas y fue proclamado nuevo presidente. En la temporada 1980/1981, el At.Madrid rozó la Liga, mas su pésimo final del campeonato y varias actuaciones arbitrales en su contra (sobre todo, Alvarez Margüenda ante el Zaragoza en el Calderón) le alejaron del título.
En la siguiente campaña, el equipo no rindió al mismo nivel y, encima, Cabeza se metió en varias polémicas hasta acabar inhabilitado por 16 meses por la Federación Española a causa de unas polémicas declaraciones después de una derrota frente al Madrid. El 20 de mayo de 1982, Cabeza dimitió. Una Junta Gestora rigió el Club hasta que el 3 de agosto Vicente Calderón asumió la presidencia del At.Madrid. El mandatario santanderino fue el único precandidato que obtuvo las firmas necesarias para presentarse a la máxima magistratura de la entidad madrileña. Calderón regresaba al equipo de sus amores después de dos años de ausencia.