miércoles, 28 de marzo de 2007

AT.MADRID, 1947-1964, LOS EXITOS CONTINUAN

En junio de 1947, Cesáreo Galíndez sustituyó a Juan Touzón en la presidencia del At.Madrid. El club vivió un lustro mágico toda vez que se adjudicó dos Ligas (1949/1950 y 1950/1951) y una Copa Eva Duarte de Perón (1951) de la mano del presidente Galíndez, el genial entrenador Helenio Herrera y jugadores de la talla de Ben Barek, Escudero, Lozano, Mencía, Marcel Domingo, Riera, Carlsson, Aparicio, Silva, Pérez Paya, Juncosa, … También hay que destacar a las míticas "delantera de seda" (Juncosa, Vidal, Silva, Campos y Escudero) y "delantera de cristal" (Juncosa, Ben Barek, Pérez Paya, Carlsson y Escudero). Además, la sociedad capitalina se consolidó en el ámbito social-económico, adquirió en propiedad el Estadio del Metropolitano y potenció las secciones deportivas (balonmano, béisbol, rugby y hockey).
Entonces, los socios rojiblancos cometieron uno de los mayores errores de la historia del fútbol español. En junio de 1952, el Marqués de La Florida se impuso a Galíndez por apenas trescientos votos de diferencia en las elecciones a la presidencia del Club Atlético de Madrid. La institución madrileña pagaría esta decisión durante varios años.

El mandato del Marqués de La Florida (1952-1955) resultó nefasto en todos los ámbitos. Incluso, el At.Madrid bordeó el descenso y la promoción durante varias temporadas. El club se instaló en la mediocridad justo cuando el Real Madrid de Di Stéfano empezaba a forjar su leyenda. El 7 de mayo de 1955, más de mil socios colchoneros pidieron la dimisión de Florida a través de una carta publicada en el diario "Marca"; sin embargo, el dirigente canario defendió su gestión y se aferró a la poltrona. El 21 de mayo, la Federación Española cesó al Marqués de La Florida debido a su incorrecta actuación a la hora de solicitar el obligatorio permiso para acudir el Atlético a una gira por Sudamérica durante aquel verano.
Jesús Suevos, vicepresidente de la entidad, se convirtió en el presidente de la Junta Gestora y dirigió con acierto al club durante los meses siguientes. El 11 de diciembre de 1955, Javier Barroso se impuso a Alfonso De La Fuente por 123-77 votos en la Junta General de Socios.

Javier Barroso devolvió a la institución colchonera a la aristocracia del fútbol español. En su primera campaña, el At.Madrid perdió la final de la Copa ante el Athletic Club de Bilbao. En el verano de 1957, Barroso dio un golpe de efecto al contratar a Fernando Daucik, uno de los mejores entrenadores de la época. En la campaña 57/58, el At.Madrid acabó subcampeón de Liga lo que unido al título europeo del R.Madrid permitió al cuadro rojiblanco disputar por primera vez una competición europea, en este caso, la Copa de Europa. En la temporada 58/59, Daucik llevó al conjunto capitalino a las semifinales de la Copa de Europa; el Madrid derrotó por 2-1 al Atlético en un emocionante encuentro de desempate disputado en Zaragoza.

En el inicio del curso futbolístico 59/60, la entidad colchonera destituyó a Daucik y nombró a José Villalonga nuevo entrenador. Los éxitos continuaron con Villalonga. El Atlético consiguió sus dos primeras Copas de España al derrotar al Real Madrid en el Santiago Bernabéu por 3-1 en 1960 y por 3-2 en 1961. La Liga se resistía, pero el Atlético tocó la gloria al conquistar la Recopa de Europa en 1962 tras vencer a la Fiorentina (Italia) por 3-0 en el partido de desempate de la final europea celebrado en Stuttgart (en el primer choque habían empatado a uno en Glasgow). El At.Madrid consiguió su primer y único título europeo.
Al año siguiente, los colchoneros volvieron a acceder a la final de la Recopa, pero el Tottenham (Inglaterra) les goleó por 5-1 en Rotterdam. Además, Barroso inició las obras del futuro Estadio del Manzanares al mismo tiempo que vendió el Metropolitano por 95 millones de pesetas y consolidó la sección de balonmano.

No obstante, un pésimo inicio de la temporada 1963/1964 provocó la dimisión de Javier Barroso. Los malos resultados del equipo dirigido por Tinte, los casos Collar y Mendoza y los ecos de la pasada venta de Peiró incidieron en el adiós de Barroso. El 21 de enero de 1964, Vicente Calderón, por entonces vicepresidente tercero de la entidad, asumió la presidencia en funciones del Club Atlético de Madrid.